Cuando decide el ojo del árbitro…

Cuando decide el ojo del árbitro…

Lo de que el balón debe traspasar completamente la línea de gol es letra pequeña.
La culpa es de la física. Si un cañonazo se estrella en el borde interior del travesaño y el balón rebota contra el suelo a la velocidad de un rayo, ¿por qué demonios la pelota sale escupida hacia fuera?, ¿porqué vuelve para atrás, en vez de alcanzar su destino natural, que es la red? Quien no tiene culpa es el árbitro. Su cometido es señalar el círculo central o no hacerlo. Nada más. Como mucho puede pedir el auxilio de sus ayudantes, pero el reglamento está a su favor y sus decisiones van a misa.

La mayoría de estos pepinazos son rayos que rebotan a tal velocidad contra el palo y contra el suelo que sólo la imaginación intuye, a posteriori, su trayectoria. Si al señor del pito le parece –parecer: opinar,creer– que es gol, canta gol, y si le parece que no, hace el gesto de sigan, sigan, que aquí (parece que) no ha pasado nada.
281873_efe
Norma de obligado cumplimiento para los delanteros: cuando ocurre esta circunstancia deben alzar los brazos enseñal de júbilo y abrazarse unos a otros. Hay que aprovechar el estupor general anticipándose en unos mili segundos al colegiado para que (le) parezca que realmente ha sido gol. Que lo haya sido o no ya se verá después en la tele, repetido desde ángulos distintos y con sofisticados cálculos telemétricos.
Pero los goles televisivos ni suben ni bajan del marcador. Donde se contabilizan es, primero, en la mente del árbitro, y, después, en el acta oficial. Lo demás es ruido. En los goles fantasma, el árbitro está vendido. Entendámonos, no vendido en el sentido de que se ha dejado sobornar.

De eso acusaron a Gottfried Dienst y a su juez de línea Tokik Brakhamov cuando en 1966 dieron como bueno el gol fantasma más famoso de la historia, el que coronó a Inglaterra como campeona del mundo en Wembley. Hoy se sabe que la pelota no llegó a entrar, pero hubo que recurrir a la tecnología para averiguarlo.
Hablando de tecnología, se han propuesto diversas medidas para solucionar el asunto: balones con un chip, cámaras de alta resolución, mediciones con láser…Pero es inútil, el fútbol arrastra una tecnofobia congénita. Beckenbauer dijo que estas soluciones no sirven porque el fútbol es un juego simple con unas reglas simples que no se pueden complicar. Pues no, querido Káiser, es al revés.

Los dispositivos electrónicos son ultrarrápidos y evitan injusticias. Pero no interesan. El fútbol ama el lío, adora el desbarajuste arbitral, vive de la polémica. Se ha demostrado que el ojo humano es incapaz de discriminar con nitidez las acciones simultáneas que concurren en un fuera de juego. Aun así, el árbitro sólo tiene dos asistentes, cada uno delos cuales se las ve y se las desea para otear medio campo y todo un lateral.
Podría haber más auxiliares, comoo curre en el tenis, por ejemplo, donde hay más vigías que jugadores. Incluso podrían rescatarse los antiguos jueces de portería, para examinar de cerca los goles fantasma. Los árbitros podrían usar un medidor óptico de bolsillo para colocar las barreras a los 9,15 metros reglamentarios. También se podría… No, al fútbol no le interesa perfeccionar la vigilancia de los puntos más sensibles del reglamento. Lo confía todo al ojímetro, esa herramienta incierta que lleva al árbitro a situar las barreras adistancias variables que dependen de su zancada, de su humor o de la desvergüenza de los defensas.
el-vuelo-del-aguila-seguira-en-primera-a-p-f-asociacion-paraguaya-de-futbol
Si el ojímetro se equivoca y adultera resultados, no pasa nada. Se acepta un margen de error muy amplio que otorga al fútbol un cierto grado de ruleta gracias al cual las televisiones rearbitran, los periódicos consumen hectolitros de tinta, las radios arden y la gente discute acaloradamente.

Lo raro es que a veces, sólo a veces, las injusticias hacen justicia. Ocurrió en Wembley en 1966 y también el domingo pasado en el Camp Nou. Dos de los tres goles del Barça se debieron a pifias arbitrales, pero el resultado refleja bastante bien lo que fue aquel partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s